El creador de espejismos cinematográficos: Emilio Ruiz del Rio. Exposición Muces 2017.

“El creador de espejismos cinematográficos: Emilio Ruiz del Rio”
Del 15 de noviembre al 10 de diciembre 2017. – Centro Cultural La Alhóndiga y Sala Ex-Presa 2 de La Cárcel_Segovia Centro de Creación
Maquetas, fotografías y bocetos sobre el trabajo cinematográfico de Emilio Ruiz del Río. En unos años en que no existían los efectos digitales, la artesanía y el oficio eran las armas de los profesionales del cine, y Emilio Ruiz del Río destacó con su talento y su ingenio allí donde fue a trabajar.

Comisarios: Domingo Lizcano y Miguel Olid.

 

Texto presentacion de la exposición:

¿Quién es Emilio Ruiz del Rio?  Si nos fijamos en los títulos de crédito de sus películas, era un maquetista.  En sus contratos aparece como maquetista, sí y además como decorador, pintor- forillista,  artista de efectos especiales o escenógrafo.  De cara a los productores Emilio Ruiz era algo así como el hombre milagro, un arma secreta. Ese profesional al que llamar cuando no te salen las cuentas del presupuesto o hay un problema difícil de resolver con un decorado. Emilio ahorró miles de pesetas, dólares,  liras, y francos a productores de todo el mundo. Y dolores de cabeza a directores que querían rodar en localizaciones difíciles, caras  o imposibles.  Un cristal, una chapa recortada o una maqueta de madera y “voilà”, la magia se hace, y mirando por el visor de la cámara el director se ve donde había soñado.

En unos años en que no existían efectos digitales, la artesanía y el oficio eran las armas de los profesionales del cine y Emilio Ruiz  destacó con su talento y su ingenio allí donde fue a trabajar.

Ante la pregunta de ¿Quién era Emilio Ruiz del rio?, la respuesta de quien le conociese seria obvia; uno de los mejores maquetistas del mundo.   Para el publico general puede sonar exagerado. La mayoría de la gente pensaría, por buena lógica, que los mejores en esas labores serán americanos o ingleses con sus poderosas industrias. Y ahí justo reside la importancia del dato. Un español, madrileño, un simple pintor, modesto y  afable con una carrera de más de 65 años de oficio, llegó a ser uno de los más respetados y admirados profesionales de su categoría en todo el mundo.  En el cine español abundan, por desgracia,  las figuras olvidadas. Por suerte Emilio Ruiz no está en esa lista.  Con este homenaje y exposición se quiere mantener vivo el recuerdo de su increíble aportación al cine mundial. La mayoría le descubrirá con asombro, los que le conocieron  le recordaran con cariño y quizás para otros mas jóvenes resulte una inspiración. Son los efectos habituales que produce alguien extraordinario; otra buena palabra para definir a Emilio Ruiz del Rio.

Emilio Ruiz del Río nació el 11 de abril de 1923 en Madrid, la misma ciudad donde falleció el 14 de septiembre de 2007. Con motivo del décimo aniversario de su fallecimiento, la 12 Muestra de Cine Europeo Ciudad de Segovia (MUCES) le dedica un homenaje a través de un pequeño ciclo, una exposición y una mesa redonda.

Es, indudablemente, una de las grandes figuras del cine español: su filmografía está formada por más de 450 películas en las que participó a lo largo de una carrera de casi 65 años; trabajó a las órdenes de  los mejores decoradores españoles y extranjeros. La lista de directores con los que trabajó es enorme, desde Rafael Gil, Luis Lucia o Fernando Fernán Gómez, a David Lean, Orson Welles, o Nicholas Ray pasando por Enzo Castellari, Luis García Berlanga, Juan Piquer, David Lynch, Fernando Trueba,o Win Wenders.  Estuvo nominado 10 veces a los Premios Goya, siete de ellas de modo consecutivo; consiguió tres: por Acción mutante (1992), de Alex de la Iglesia; Nadie conoce a nadie (1999), de Mateo Gil, y El laberinto del fauno (2007), de Guillermo del Toro.

El documental El último truco (2008), de Sigfrid Monleón, incluye testimonios del propio Ruiz del Río, que no tuvo reparo en contar algunos de sus mejores trucos ante la cámara. Lamentablemente murió mientras el documental estaba en pleno proceso de montaje. En La Reina de España (2016), de Fernando Trueba, se le tributa un pequeño homenaje con un personaje que hace de él mismo durante el rodaje de una ficticia película norteamericana en España.

Domingo Lizcano.